Vómitos, un mal recurrente en el día a día

Mi mamá me cae bien y todo pero si hay algo que detesto son sus vómitos.

Desde que nací si preguntas que es lo más característico de mi mamá es sin lugar a dudas sus vómitos. Es que es algo realmente impresionante.

Uno toma los vómitos como símbolo de enfermedad de la pancita o incluso signo de embarazo, pero mi mamá es lo más lejano a ello.

Lamentablemente ella sufre recurrentemente esto y mi papá como que ya lo da por asumido y ya ni siquiera intenta manejarlo, mas bien lo sumó en su día a día.

Algunos ejemplos de los vómitos de mi mamá:

  • Cuando mi papá maneja: Cuando vamos en el auto, mi mamá no puede hacer nada que no sea respirar, si realiza alguna otra acción empieza… ¡Ay! ¡Ay! ¡Ay! Me siento mal, por favor anda mas lento, mientras por la ventana veo como otro colega bebé nos rebasa caminando con gran facilidad. De hecho si le pides buscar una dirección por teléfono o leer un whatapp eso es un crónica de una muerte anunciada y tienes que atenerte a las consecuencias. Eso significa abrir la ventana, sacar la cabeza y muchas veces sin importar que llueva. A veces esto ultimo me da vergüenza parece esos perritos que andan trayendo en los autos.
  • Cuando se despierta: La gran mayoría de las veces… Esto al principio a mi papá lo estresaba pensando en un hermanito para mí, pero después de la enésima vez, simplemente se da vuelta y no pesca.
  • Cuando se enferma: Claro, dirán, obvio cuando se enferma, pero no. Es que cualquier enfermedad le causa vómitos, desde un resfrío, hasta la cosa mas absurda.
  • Con mi vómito: Pocas veces he tenido la mala suerte de tener que vomitar, de hecho me considero alguien bastante sanito. Pero que mi propia mamá le tenga asco a mis fluidos es como mucho.

Conclusión

Dentro de todo lo bueno es que como ambos son del área de la salud, permite que se puedan recetar para ellos mismos. Pero consejo no hagan eso en casa sino tienen conocimientos previos respecto al tema o al menos eso dice mi papá.