Las siestas, el mejor momento del día

Éste es un tema complejo que no sé como empezar, dado que las siestas para mi es un elemento trascendental en mi día a día.

Mis papás desde pequeño me enseñaron que necesitaba recargar energía para poder seguir mi día a día. No sé si piensan que soy una especie de celular pero me he dado cuenta que en parte tienen razón.

Cada día después de almuerzo me gusta dormir un ratito, pero bajo ciertos parámetros que deben cumplirse sino prefiero mantenerme despierto.

  • Primero y sagrado: es que mi mamadera esté calentita y previa a mi siesta. Ésto mis papás lo entendieron pronto, dado que me permite relajarme y dormir de una forma más placentera.
  • Segundo: Si voy a tomar una siesta es mejor en el lugar de siestas. Eso significa que me tienen que llevar a mi pieza, a mi cuna para así tener un lugar de relajación absoluta, que me permite obtener un estado de meditación completa dejándome llevar por los brazos de Morfeo.
  • Tercero: No menos importante, es la compañía. Veamos ¿A cuántos de ustedes les gusta dormir solos? ¿A nadie verdad? Y entonces que les hace pensar que a mí sí. Necesito que esté a lo menos uno de mis papás. Me gusta más dormir con mi mamá porque ella se mueve igual que yo, lo que nos permite crear danzas mágicas cuando dormimos y despertar en los lugares menos sospechados. En cambio mi papá es más fome para dormir, cierra sus ojos y no se mueve, si señores ¡No se mueve! ¿Cómo puede ser posible? Hay que estirarse, patalear, abrazar, apretar o simplemente ponerse encima de mis papás para estar mas cómodo, si es su cara claramente es mejor. Ahora si están los dos mejor aún, pero nada que se anden abrazando ellos, ¿Qué se creen? Aquí el centro de atención y cariño soy yo, asi que se van a tomar una siesta, yo obviamente debo estar al medio.

Tal vez una de las cosas que más rabia me da, es cuando me engañan con sus tretas. Una cosa que están empezando a hacer mis papás es que me dejan con alguna polera o pijama de ellos cerca de tal manera que la abrazo me acuerdo de ellos y me duermo pensando que son ellos. Claramente se enteran de mi enfado cuando despierto, pero y mientras tanto qué, ¿Dejarme solo en una pieza? ¿Quizás por cuánto tiempo? A veces pasan segundos pero ha ocurrido incluso de algunos minutos, y siempre la misma excusa, es que simplemente fueron al baño, no entiendo cómo osan hacerme eso.

La pelea de no dormir

En algunas oportunidades simplemente no quiero hacer siesta, por una simple razón. No estoy cansado. Pero mis papás insisten e igual me acuestan. Sin embargo no me duermo y ¿Que quieren que haga? Que me quede quieto como mi papá y me duerma. Eso claramente no funciona conmigo, pero espero que pronto lo entiendan.

En otras oportunidades me ha tocado que tengo que llevarlos de la mano para que se acuesten conmigo. Sinceramente no los entiendo, hay veces que quieren dormir y otras que no, es más a veces salimos en el auto y es la hora de mi siesta, por lo que me duermo un ratito y quedo como nuevo.

Pero a pesar de todo, lo más importante de estas siestas, es que tengo la confianza y seguridad que al despertar ellos estarán ahí para mí y siempre será así.