La Cuarentena

Tal vez uno de los momentos más difíciles de lo que me cuentan mis papás que nos ha tocado vivir es la famosa cuarentena debido a la pandemia existente por COVID-19 o coronavirus como informalmente se le llama.

Lo anterior debido a que ambos trabajan en salud y han tenido que enfrentarse cara a cara contra el virus.

Una situación linda es que se conocieron en el mismo lugar de trabajo, mi papá siendo médico y mi mama enfermera. Pero lo que parecía lindo en su minuto, hoy no lo es tanto, dado que significa que día tras día se enfrentan a un posible contagio y a corto, mediano plazo el mas perjudicado soy yo por que no puedo estar con ellos.

Cuestión de prioridades

El lado positivo es que me llevan a la casa de mis tatas donde me regalonean y puedo hacer lo que quiero, sin embargo llega el minuto que los extraño y es difícil entender por que no están ahí para mí.

Me explican día tras día que tienen que ir a trabajar para poder ayudar a mas gente enferma, pero pensémoslo fríamente, ¿y yo qué? , soy su hijo y debo tener prioridad frente a todos los demás. Ya es suficiente con que cada post-turno se la pasen durmiendo y más encima ahora esa cosa de Hospital los absorban más aun, por ultimo hace un tiempo era solo papá, pero ahora es a ambos, no es justo. Él me dice que ya lo entenderé cuando crezca pero ya estoy grande casi estoy del tamaño de mi mamá, aunque no sé si eso sirva de parámetro, por que tal vez el conejo de Pascua mida mas que ella. Pero ese no es el punto y me estoy desviando de la conversación principal.

Objetivo de la cuarentena

La insignia principal de esto ha sido quédate en casa, sin embargo si ambos papás trabajan en salud eso es imposible, al contrario, ahora trabajan más, con turnos extras, horas extras, llegando mas cansados y poco podemos jugar al vernos.

Pero ambos tenían un pensamiento lógico que me costó entender. Claro, ellos atendían directamente los pacientes con COVID-19, lo que los hacía mas propensos a enfermarse o al menos ser portadores en sus ropas entre otros lugares, por lo que decidieron dejarme en la casa de mis abuelos en cuarentena preventiva, de tal manera que ellos no se paseaban tanto por allá tampoco y así evitaban contagiarlos lo cual complicaría todo. Dado que no sólo les afectaría en salud, sino también hay que pensar que ¿Quien me cuidaría a mi? Obligándolos a alguno a dejar de trabajar y además a cuidar a los enfermos de la casa lo que enredaría mas la situación. Siendo sincero, yo simplemente quería jugar con ellos y dormir a su lado. Poco me importaba que llegaran cansados, soy pequeño y debo hacerme respetar.