El cambio de pañal, un momento que todos se corren

Una situación que a muchos papás tal vez les disguste es cambiarnos de pañal. Más aun, cuando son padres primerizos y no saben cual escoger entre tanto tipo que existe hoy en día.

Desde el día que nací recuerdo tener esa cosa entre mis piernas y cubriendo mis partes intimas, al principio no entendía muy bien que significaba y era un poco incomodo pero con el tiempo logré comprenderlo.

El pañal, no sólo me permitía mantenerme calentito, sino mas bien lo ocupaban para botar mis desechos sin que las deje por cualquier lado. Eso me permitía tener la confianza de hacer mis necesidad a cualquier hora y momento sin mayor problema.

Los primeros cambios de pañal

La verdad quiero mucho a mis papás pero a pesar de ser bastante inteligentes para algunas cosas, debo reconocer que con algunos temas que a mi respecta han sido bien… Especiales. Las primeras mudas se iban intercalando mis papás para encontrar la forma correcta de hacerlo, pero como todo en la vida, lleva práctica y claramente ellos no la tenían. A veces no sabía si querían cambiarme o darme vuelta como un pollo asado y en mas de alguna oportunidad quedaba corrido o al reves, error que generalmente lo cometía mi papá. Lo que no sabían era que tiene un as, la parte azul es para adelante porque absorbe mas el liquido y lo blanco hacia atrás porque son las deposiciones. Pero como no les ocurrió leer al respecto al principio fue algo caótico.

En ese tiempo estaban tanto mis abuelos por parte de mama y papá, por lo que aconsejaron bastante a mis papás de como hacer las cosas, lo que facilitó que no me asfixiaran en el proceso. Siempre me he sentido como un experimento para ellos, lo amo pero a veces me dan miedo.

Tipos de pañales

Otro punto no menor a tener en cuenta es que existen distintos tipos, marcas y formas de pañales. Si señores, es importante que lo sepan y además que estos van por tallas, donde generalmente está dado por el peso de cada bebé. Bueno a mi siempre han ocupado la misma marca porque para variar ocurrieron algunos chascarros de por medio.

Mi papá era alergico a todos los pañales desechables que existían en su tiempo por lo que mi abuela se vió obligada a ocupar bambinos hasta que los dejó. Eso significa limpiar a diario todas las deposiciones y orina en pañales de género, lo cual por mucho amor que a uno le tengan no es tan agradable. Es por ello que uno de los grandes temores sobre todo para mi papá es que me hubiese ocurrido lo mismo. Por suerte no fue así y pudieron ocupar conmigo los desechables ahora el punto era cual.

La Elección del pañal

Bueno al principio no se complicaron y simplemente eligieron aquellos q tenían tiritas a los lados y se abrochaban adelante de tal manera que era fácil de sacar los broches sin que quede yo todo manchado en el proceso.

El problema fue cuando una vez mandaron a mi papá a comprar los pañales sólo. Él todo contento trajo los que le pidieron por marca y por talla, sin embargo lo que no se dió cuenta es que eran tipo calzoncillos, no con tiritas a los lados. Lo malo de ello, era que como soy un poco inquieto era un poco más difícil ponerlos y además me apretaban mis pliegues de la entrepierna, por lo que tuvieron que abortar misión. Otro detalle no menor con estos pañales es que para variar no leyeron bien y no sabían que con un tirón fuerte podían romperlos a los lados por un prepicado, logrando sacarlos igual que los otros pañales, bueno finalmente desecharon esa idea y simplemente se quedaron con los de siempre.

Existen otro tipo de pañales también que son para la playa o piscina que son exclusivamente para el agua, son especiales, de otro material y permite que los desechos se mantengan donde tengan que mantenerse.

Conclusiones

Sin embargo lo más importante más que el pañal mismo es el recambio y el cuidado que tengan con uno. Dado que salí de piel sensible, por lo que no puedo mantenerme mucho tiempo con mi pañal sucio. Por lo que se les ha ocurrido las ideas mas locas de como sanar mi potito.

Al principio sólo era hipoglos, sin embargo cuando estaba muy rojo y siguiendo los consejos de mis abuelas, se les ocurrió empezar a ocupar maizena. A veces no sabía si querían que me sanara o cocinarme porque echaron otras cosas más que mejor ni les cuento. Lo más chistoso es que si era efectivo.

Tal vez tambien te interese:

primer año de vida
el diario de un bebé, mi primer año de vida